Din Don: la historia de un francés que logró emprender en Colombia


Esta es la historia de Clément, un francés de nacimiento pero colombiano de espíritu y de corazón.

Llegó a Colombia hace más de 3 años con planes de estar sólo por dos meses en vacaciones, pero se dio cuenta de la riqueza cultural y de la gente chévere que hay aquí. Además, el país le dio la oportunidad de tomar una visa de turismo y trabajo y por supuesto: Clément tomó la oportunidad. Por este motivo empezó a tomar clases de español en Bogotá, Medellín y Cartagena. Después de un mes y medio, volvió a Bogotá y se dio cuenta de que le gustaba la cuidad porque es grande, con diferentes ambientes, restaurantes, actividades culturales y bares, con los cuales nunca nadie se va a aburrir. Así que decidió quedarse en la capital sin un objetivo específico, pero con algunos planes en mente por los que fue aplazando el regreso a su país natal.

Durante su estadía, Clément tuvo algunas ideas que pudo realizar durante el tiempo en el que se estaba firmando el Proceso de Paz en el país, proceso que le dio la confianza para establecerse acá. Inicialmente, empezó a trabajar con una fundación y, después, montó su primer negocio que se llama “Mo’chillin” en asociación directa con una comunidad de 80 casas  de la Media Guajira (zona con baja demanda turística en la región que se encuentra en la Ranchería Mañatu). El propósito era exportar las mochilas que estas personas producen manualmente hacia Francia haciendo un comercio justo. Empezaron en Francia, y después llegaron a Alemania, Luxemburgo y Bélgica para vender de manera digital y física. Pero esta es una pasión que tiene nuestro colombiano de corazón, pues es un negocio en el que el precio real del producto es muy caro, por lo que vende las mochilas más baratas para favorecer la compra, y así generar ingresos a la comunidad. Actualmente, este negocio funciona con la empresa legal en Francia.

Sin embargo, esto no es lo único que hace Clément en Colombia, pues tiene un segundo negocio que empezó hace un año y medio. ¿Y cómo empezó? Él tenía que mudarse a Bogotá y estaba con unos amigos pensando que era muy costoso y complicado mudarse, y que en Francia hay unas plataformas que permiten conseguir trabajadores particulares con todas las características necesarias. Sus amigos No conocían personas que hicieran este trabajo en Bogotá, lo que le permitió el nacimiento de esta idea. Además, identificó que en Colombia hay un mercado muy grande por la desconfianza que existe entre algunos colombianos. Por eso, él quiso dar la oportunidad a los colombianos de crear una nueva confianza a través de su negocio.

Así surgió Din Don, una plataforma que les permite a los usuarios y a los proveedores tener confianza en la prestación de los diferentes servicios en las casas. Para esto, se asoció con un colombiano que maneja la parte técnica de desarrollo, y montaron este negocio con 70 categorías de diferentes servicios como mantenimiento, limpieza, mudanza, clases particulares, cuidadores de animales, entre otros. El objetivo es que las personas que ofrecen el servicio informen qué pueden, qué saben y qué les gusta hacer, pues tienen una capacidad o una pasión que no necesariamente es parte de su profesión.

Actualmente, tienen más de 200 trabajadores y están ubicados en Bogotá en el área urbana, desde Soacha hasta Chía. Aunque la idea es crecer, se concentran en trabajar en Bogotá porque es una ciudad más digitalizada, con gente joven y con una gran población que puede estar más abierta a una plataforma.

Como todas las personas que quieren empezar un negocio, Clément tuvo dudas al comienzo sobre replicar un negocio que ya existe en otros lugares, pues tenía que saber bien cómo funciona la cultura local. Él sabía que en Francia se ofrece el servicio de particulares a particulares, pero no existe la ocupación que en Colombia se conoce como un “todero”, que es la persona que sabe hacer de todo y lo hace de tiempo completo. No anticiparon esta modalidad de trabajo, por eso tuvieron que adaptar un poco el plan y conocer las leyes que rigen. También tuvo que tener en cuenta los aspectos culturales del tiempo para poder concretar su proyecto, aunque las personas siempre estuvieron muy abiertas y participativas. Y a pesar de las dificultades que puede tener un negocio, nada de esto ha impedido el crecimiento de Din Don.

Image

Ahora, en cuanto a los clientes, el interés es de parte de los colombianos, pues el 90% de los clientes son locales, y sólo el 10% son los extranjeros que viven aquí. En su mayoría son las personas de Bogotá las que usan estos servicios porque todo el tiempo tienen alguna urgencia.

Además, nuestro emprendedor considera que es indispensable aprender español porque ayuda a entender a las personas con las que se trabaja al no ser común encontrar gente que hable inglés o francés, y de lo contrario se necesitaría de un traductor. Por esta razón Clément estudió 7semanas intensivas en Nueva Lengua y adquirió un nivel de español con el que podía comunicarse y desde el cual llegar a hablar un español muy colombiano. Le gustó mucho la experiencia de aprendizaje porque además de las clases, también encontró el contacto con personas de otras culturas que tienen el mismo interés y de las que pudo aprender al compartir en un mismo grupo. No importa si eran de Brasil, Suiza, Australia o Francia, él siempre hablaba con sus amigos en español, y más que todo en Bogotá porque es una ciudad de negocios.

Por esta razón, Clément recomienda la experiencia de venir a Bogotá a aprender español y ¿por qué no? a empezar un nuevo negocio, pues es un lugar con mucha diversidad y en el que siempre está pasando algo. Adicional a esto, para él fue interesante poder hablar más con los locales porque es una ciudad en la que no se concentra tan visiblemente el turismo y puedes conocer mejor la cultura con las personas del lugar.

Finalmente, Clément nos cuenta que su zona favorita en Bogotá es Quinta Camacho, pues se pueden encontrar restaurantes, bares y lugares con nuevos conceptos, así como la zona G, la Macarena o el centro de la ciudad.

Esta fue la historia de un emprendedor francés en Colombia. Una historia que tú también podrías disfrutar si te aventuras a vivir esta experiencia. Si quieres recibir información para programar tu visita a Colombia, puedes escribirnos a contactenos@nuevalengua.com y pronto recibirás una respuesta.

¡Anímate a conocer!

Si quieres enriquecer este artículo con información adicional o algún comentario, envíalo a nuestro correo info@nuevalengua.com nombrando el título y la url de esta pagina.

Angélica Sánchez – Profesora de español

Todos los artículos de este blog han sido escritos por los profesores de nuestra escuela y por estudiantes de diferentes países que viajaron a Colombia para aprender español.
“ Viaja tu también y estudia español en NUEVA LENGUA«

Síguenos en nuestras redes sociales:

instagramfacebookyoutube